En la primera parte de este artículo, abordamos una cantidad de factores familiares, personales y ambientales que influyen conjuntamente en el desarrollo de la personalidad y, más específicamente, en el modelamiento de aquello que denominamos "una buena conducta". Tantos y tan intensos episodios de violencia que afectan y a veces se generan en grupos de niños y adolescentes, nos hacen re-pensar en estrategias y soluciones que podamos brindar a nivel de padres, educadores, informadores públicos o legisladores. Intenté enfatizar en artículos anteriores una serie de temas clave para reducir la violencia juvenil (a veces infantil), partiendo de la premisa que los padres "deben estar allí", es decir, estar activamente presentes a través del desarrollo madurativo de sus hijos, con una cantidad suficiente de amor, supervisión, motivación y sentido común.

           

  continúa
[Home] [Video] [Autor] [Colaboradores] [Artículos] [Contáctenos]
© Vivir Mejor Productions. All rights reserved.